TODOS BUSCAN UN CULPABLE EN LA MODA ¡AFIRMO QUE ES UN ERROR!

Hola lector|lectora. Mi nombre es María del Pilar, nací en Colombia, vivo nacionalizada en España por más de veinte años y soy diseñadora de moda. Y sí, fui diagnosticada enferma de Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) en Estados Unidos cuando, en España y en Colombia, no se hablaba de ello y, ni siquiera, se trataba. En mi país de nacimiento sigue sin tratarse adecuadamente. En España te siguen etiquetando de muchas cosas y casi ninguna cierta ni amable.

Me he decidido a dar el paso de escribir sobre mi enfermedad, porque es mi vida y porque creo que con ello puedo ayudar a otras personas, ni que sea una, a comprenderse, a entenderse y a entender y comprender a aquellos padres que están confundidos, que acuden a médicos y psicólogos y no encuentran soluciones para la actitud de sus hijos.

Creo que lo primero que voy a atacar es al paradigma de que a la anorexia se llega por la moda y que esta industria la fomenta. No es cierto, no es así. Eso sería como decir que la producción del vino, o de cualquier bebida alcohólica, fomenta el alcoholismo y no veo yo que nadie en el Gobierno adopte medidas tan drásticas como efectivas de lanzar campañas de demonización sobre el alcohol como lo han hecho con el tabaco. En cambio, sí que veo como la droga está penalizada y perseguida y no por eso dejan de haber drogadictos arrastrándose por una dosis. Culpar a la moda es no estar entendiendo que sucede con nuestra enfermedad.

Por eso me atrevo a publicar algunas pinceladas sobre mi historia, sobre mí y sobre la moda que me está permitiendo resurgir del lodazal en el que caí no hace tantos años. También lo hago porque hacerlo formaba parte de mi proyecto de resurgimiento, iniciado en la clínica en la que que estuve cerca de dos años encerrada buscando mi recuperación. Y, finalmente, lo hago porque se lo debo a mis compañeras, alguna encerrada todavía; otras tratando de negar la enfermedad que sufrieron actuando y pensando como si fuera algo del pasado, curado y olvidado; y otras tristemente fallecidas a causa de esta enfermedad.

Que lo sepa todo el mundo, los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) matan y son una fuente importante de las causas de suicidio en el mundo

¡Quizás un día pensaba como todos vosotros! Estaba inmersa en esa misma burbuja y sentada en ese mismo sofá, apuntando siempre a la misma idea; alimentando una opinión que se fue convirtiendo en mí, desde niña, en un reto social y personal. Es más ¡QUE FUERTE! No me di ni cuenta y ESTABA CONSTRUYENDO EL PRIMER BARROTE DE MI PROPIA CÁRCEL. Con escasos 8 años ya lo pensaba y meditaba:

  • No puedo ser gorda
  • Debo cuidar mi cuerpo
  • ¿Qué marca llevas?

Hablábamos entre mis amigas, porque sabes, si no estás en forma, las marcas que son cool ¡no te irán bien! Y así, sucesivamente, hemos caído en la trampa y al caer en ella, arrasamos con lo que verdaderamente desconocemos por no intentar descubrir nuestro propio YO

ESE QUE ANHELA VIVIR, SENTIR, SOÑAR, LUCHAR

Os he querido hacer una pequeña introducción porque me debo a vosotros y para explicaros porqué LA MODA, NO ES CULPABLE. Al contrario, en mi caso fue mi aliciente y mi motivación. En la peor etapa de mi vida es donde vi que el barco en el que navegaba se hundía y os contaré mi experiencia, y trataré de que os deis cuenta de que no valen las excusas si queremos sobrevivir al naufragio que se nos avecina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *